Seleccionar página

Hoy vemos el evangelio de esos discípulos de Emaús que se parecen tanto a nosotros, y vamos a ver cómo encontraron a Cristo y que tres cosas podemos hacer para también caminar junto con él.   

1. CAMINAR

Iban caminando, no tengamos miedo de caminar de avanzar de ir juntos hacia un lugar, si sentimos que Dios nos llama vayamos juntos, el camino en Soledad no nos ayuda porque estamos hechos para vivir en comunión y en comunión podemos encontrar muchísimo respuestas, camina con quien tienes a lado y ayudarle a el también a caminar. 

2. DESCUBRIR

Segundo lugar aprendamos a descubrir esas señales de Dios, aprendamos escucharlo a Él, ellos vieron este caminante que no sabían quién era y sin embargo quisieron invitarlo a caminar junto con ellos, estaban abiertos. ¿cuántas señales te da Dios en tu vida?, cuántas  señales de su presencia qué tal vez no aprendemos a descubrir o escuchar. Piensa que caminante se encuentran en tu camino que no has querido descubrir a Dios a través de ellos, tal vez no son los que se esperabas pero son los que Dios te quiere regalar.

3. PARTIR

Y En tercer lugar partir el pan, allí se dieron cuenta que estaba Jesús. Acude a la eucaristía porque en ella tenemos la presencia viva de Jesús sacramentado, esa presencia de Jesús hecho hombre y que siga siendo también plenamente Dios y que viene a vivir plenamente con nosotros cada vez que el sacerdote lo invoca y El desciende sobre ese pan y sobre ese vino. No dejes pasar un solo domingo, no dejes pasar un solo día sin acudir a la Eucaristía y recibir ese regalo de la presencia de Dios en tu corazón.

 

Fuente: Padre Adolffo – www.padreadolfo.com

 

Abrir chat