Seleccionar página

La edad no es impedimento para iniciar una vida de oración.

Fotografía: Yery Rojas Fotografía, 2017

Los recursos visuales son una gran herramienta para evangelizar a los pequeños de la casa y encender en ellos el deseo de parecerse a Jesús, conocer más de él y sentirse protegidos y acompañados siempre.

Por eso te compartimos esta ilustración que les dará mucha claridad a tus hijos, sobrinos, nietos, catequizandos, al momento de aprender la Consagración a María, una de las fórmulas de oración más conocidas y queridas por los católicos, además de sencilla de memorizar y meditar.

Reza con ellos y comparte la oración con tus amigos.

CONSAGRACIÓN A MARÍA

Oh, Señora mía, oh Madre mía,

yo me ofrezco todo a Ti,

y en prueba de mi filial afecto

te consagro en este día:

mis ojos, mis oídos,

mi lengua, mi corazón,

en una palabra todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo, 

oh Madre de bondad,

guárdame, defiéndeme

y utilízame como instrumento

y posesión tuya.

Amén.

 

Abrir chat