Seleccionar página

Iglesia Viva 19.04.20// El Día de la Divina Misericordia y Octava de Pascua, Mons. Antonio Reimann, Obispo del Vicariato Apostólico de Ñuflo de Chávez, envía un mensaje en el que comparte la alegría de la Iglesia al recibir “la vacuna del Espíritu Santo para perdonar pecados” y pide oración por los sacerdotes para que, continúen dispensando la misericordia del Señor. El Obispo se encuentra a la espera de los resultados de la prueba de COVID – 19, sin embargo manifiesta sentirse con paciencia y buen humor, agradecido con todos por la ayuda.

MENSAJE DEL MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO

Hoy, todo el mundo, espera con ansia una vacuna que acabe con el Coronavirus. También hoy el Señor dona a su Iglesia más que una vacuna, es el poder de su Espíritu Santo para perdonar los pecados (cfr. Jn 20,22).

El pecado no sólo destruye nuestra vida natural, las relaciones interpersonales, sino nos aleja de la Vida eterna con Dios ( cfr. Mt 18,8).

Hoy el Señor Resucitado, lleno de Misericordia con nosotros, instituye el Sacramento de la Reconciliación que introduce al mundo dividido una nueva cultura, la cultura de paz, y de perdón.

Démosle gracias siempre, participando de esta fuente de limpieza espiritual y de paz.

Demos gracias al Señor por los sacerdotes, ministros del Señor, sus embajadores en la obra de la Reconciliación (cfr. 2 Cor 5,20). Y pidámosle, que no falte al Pueblo de Dios los sacerdotes celosos dispensadores de la Misericordia del Señor.

También que todos los bautizados en Cristo, seamos instrumentos de Paz y de reconciliación.

Recordémonos siempre la bienaventuranza del Señor: “Felices los misericordiosos, porque serán tratados con misericordia” (Mt 5,7).

SALUDOS a todos, especialmente a los fieles de la comunidad de Litoral con su Párroco y las Hermanas, en la parroquia de La Asunta, donde la capilla está dedicada a la Divina Misericordia.…y yo sigo esperando a los resultados de la prueba.
Gracias a todos que me ayudan a no perder la paciencia y buen humor.

En la hora de la Misericordia, en el Hospital de Remanso, Santa Cruz

Compartir en: