Seleccionar página

Radio Betania 01.10.2020 // Bolivia Misionera//La Hna. Cintia pertenecía a la Parroquia de San Matías y estudió la época escolar en el Colegio Santa María Eufrasia, cuenta que la experiencia de la primera comunión fue lo que le llevó a ser más activa en la Parroquia: “ya era mi vida estar ahí, con los grupos de monaguillos, IAM, CEBs, juveniles, ese tiempo nuestro párroco era Mons. Hugo Quinteros, y la que nos acompañaba y asesoraba en la catequesis era la Hna. María de Jesús Muñoz Misionera Cruzada de la Iglesia, ahí yo percibí, sentí y experimenté el espíritu misionero, llevábamos la IAM éramos el grupo vocacional misionero”.

“Ahí lo conocí al Padre Alfonso, que en ese tiempo estaba en la parroquia Cristo Rey, hacíamos intercambio de grupos de IAM con la Sagrada Familia, San Juan de Dios, íbamos rotando con nuestros niños de la IAM, llevábamos buñuelos, hacíamos celebración de la Palabra, desde la parroquia este espíritu misionero se fue marcando y siendo parte de mi vida. Si bien en el colegio las hermanas del Buen Pastor me despertaron la vocación a la vida religiosa, fue en la parroquia donde conociendo a las Misioneras Cruzadas de la Iglesia donde consolidé mi carisma misionero, ahí conocí lo que era salir y ser enviado”.

Conocer a Cristo y hacerlo parte de mi vida, no puede quedarse en nosotros

“Ahora en este tiempo el Papa nos invita a ser una Iglesia en salida, a reconocernos bautizados y enviados, este espíritu misionero se va viviendo en lo cotidiano, en el servicio, cada palabra que decimos, cada gesto que decimos tiene que ser evangelizar, este conocerle a Cristo y hacerlo parte de mi vida no puede quedarse en nosotros. Con nuestros gestos, actividades, sonrisa, siempre estamos buscando la manera de hacerlo conocer, es compartir la experiencia de haberlo conocido con este enviado del Padre y que nos envía a cada uno de nosotros. Jesús nos dice vengan, hemos sido llamados para conocerlo estar con Él y saber como es dar la vida hasta el extremo, y luego nos dice vayan nos envía a estar en medio de los hermanos, ser misioneros desde nuestra casa, colegio, universidad, donde estemos debemos evangelizar, la promesa es que Él va estar con nosotros todos los días y esta promesa se cumple hermanos”.

La religiosa expresó que se siente contenta de haber compartido este caminar misionero desde la Parroquia, Colegio y con las hermanas, hoy tiene el desafío de Coordinar a nivel Nacional las Obras Misionales Pontificias y colaborar con las jurisdicciones: “Yo ahora tengo la bendición de servir en la CEB en OMP, con cada uno de los directores de las jurisdicciones estamos queriendo contagiar y compartir este espíritu misionero, en este tiempo difícil que estamos viviendo está este reto de como evangelizar ahora desde los medios de comunicación, cada paso que demos tiene que ser misión, somos bautizados somos misioneros, la pasión por Jesús tiene que ser la pasión por su pueblo, salgamos y hagamos conocer esta gran experiencia que tenemos con Cristo resucitado”.

Compartir en: