Seleccionar página

El centro comunitario que atiende en el Plan 3.000 reparte a diario más de 400 platos de comida. Piden ayuda a la población para continuar con su accionar voluntario

 

Radio Betania 26.08.2020 //El Deber// Hace 7 años se instalaron en el barrio Cordillera, del Plan 3.000, para contribuir a la comunidad y ayudar a las familias más necesitadas. Actúan desde el centro José de Paiva Netto. Antes de eso, hace 34 años, ya tenían presencia en el país con su centro de atención en El Alto. La Liga de la Buena Voluntad, una idea surgida en Brasil y que funciona en diversos países de América y Europa, sigue trabajando a pleno corazón.

La pandemia del Covid-19 les ha impuesto un nuevo ritmo de trabajo; sin embargo, en ningún momento han perdido su sentido de servicio. Roseli García, responsable de la institución en Santa Cruz, explica que ahora solo entregan una comida al día, “pero han ampliado para que llegue a todas las familias”.

La Liga de la Buena Voluntad se caracteriza por ser un centro comunitario de apoyo a familias carenciadas. En su rutina normal ofrecen apoyo escolar y nutricional a niños entre 6 y 15 años. Sus espacios se llenan de actividades que involucran teatro, música y danza mientras complementa la formación escolar. Y lo hacen en doble turno, con desayuno y almuerzo (para quienes estudian en la mañana) o almuerzo y merienda (quienes participan del turno tarde).

Ahora, por la pandemia, los niños ya no corretean como antes. El centro permanece en silencio la mayor parte del día. Solo la cocina funciona para preparar las comidas que se reparten desde las 11:30 en adelante. Para ello, un adulto responsable de cada familia se hace presente, cuidando siempre las medidas de bioseguridad, para retirar en su olla el almuerzo de la familia. “Son más de 400 platos al día, casi 500”, remarca la responsable.

García comenta que las ganas por ayudar están, pero el centro se mantiene con donaciones y aportes de voluntarios que confían en la labor que desempeñan. Ahora, urgen donaciones de alimentos y aportes que garanticen la nutrición de estas familias. “Incluso, en algunos casos muy carenciados, les damos una canasta para el fin de semana”.

El panorama del otro centro ubicado en El Alto es muy similar. Se ubican en el barrio Buena Vista, del distrito 7. Allá entregan un promedio de 400 almuerzos diarios, de lunes a viernes.

Para seguir adelante con esta acción, la institución convoca a la población para que contribuya con alimentos no perecederos (legumbres, carnes, pollos, etc). También podrán realizar donaciones económicas. Las personas que deseen colaborar pueden comunicarse a los teléfonos 69107575,  75019499 o al número fijo 3123988.

También interactúan desde las redes sociales, tanto en Facebook como en Instagram, donde se identifican, en ambas como LBVBolivia. Desde ahí muestran a diario la labor que realizan y transparentan la generosa ayuda que reciben.

Compartir en: