Seleccionar página

Radio Betania 14.10.2020 //Campanas//. Dios se sirve de las personas para llegar a tu corazón y llamarte a una misión y llevarte a  esos lugares donde la gente te necesita, dice Sor Carmen Gloria, religiosa Franciscana Misionera del Sagrado Corazón de Jesús.

Sor Carmen Gloria Callizaya Martínez, nació en la Ciudad de La paz,  sus padres fueron;  Sandalio Callizaya y la Sra. Crescencia Martínez, es la  mayor de seis hermanos, su Profesión religiosa la realizó en el año 2008 en Chile y está en Santa Cruz – Bolivia desde el 2012.

Ya son  12 años de Vida Consagrada, y lleva   9 años en la Comunidad  de las Franciscanas Misioneras  del Sagrado Corazón de Jesús, en la Arquidiócesis de Santa Cruz. El  trabajo Pastoral que lleva adelante es el  apostolado por medio de la educación, dando clases de religión en el Colegio San Francisco Fe y Alegría, en primaria y secundaria. También su servicio pastoral lo realiza en la Parroquia Sagrados Corazones de Jesús y María, es Coordinadora  de la Infancia y Adolescencia Misionera y Asesora de los jóvenes Franciscanos Misioneros.

El Carisma de la Congregación: El  Espíritu de la Congregación brota de la contemplación del misterio de Jesucristo crucificado, de su corazón traspasado, las hermanas alcanzan   amor redentor, profunda benevolencia y celo Apostólico por la humanidad.

 ¿Cómo nació su vocación religiosa?

Sor Carmen cuenta que un principio no fue fácil, tuvo que experimentar un proceso que  asimiló poco a poco, en su familia no son católicos practicantes, pero  su mamá de niños le  habló  a ella y a sus hermanos de Dios, ella fue la primera que le enseño a hacer sus primeras oraciones, ha escuchar el catecismo y por circunstancias de la vida tuvo que vivir con sus tíos.

Cuando creció ella ya tenía planificado que hacer con su vida, tener una profesión, casarse, formar una familia, pero dentro de ella crecía una inquietud por hacer algo distinto, ella se preguntaba si lo que tenía planificado la haría feliz. Estudió para ser profesora, comenzó a realizar sus prácticas y su provincia y fue así que  conoció a las hermanas de la Congregación. Ella observaba todo lo que hacían y lo que más  le gustó, fue ver el servicio que realizaban allí.

En esta experiencia de descubrir cuál era su vocación, conoció a San Francisco de Asís, en sí fue la primera vez que escuchó hablar de él y su testimonio de  vida, la cautivó y aunque todavía no pensaba seguir la vida religiosa, se enamoró de este Santo.

Ella realizó su provincia con otra profesora que también era soltera, un  día Sor Bernarda le preguntó a su amiga si quería seguir la vocación a la Vida religiosa, ella al escuchar esta pregunta, sintió algo en su corazón que la fue transformando poco a poco.

En un principio  comenzó a ayudar en el catecismo de la primera comunión y conforme pasaba el tiempo  de preguntaba si ella quería ser religiosa y si  todo lo ella había planificado ya no era su prioridad de vida.

La Hermana Carmen afirma que   sintió que fue Cristo, quien  le preguntó si ella quería ser religiosa, y así entendió que su proyecto de vida había cambiado, ahora ella quería  entregar su vida al  servicio del Señor, y  fue así que entendió como Dios se sirve de las personas para llegar a tu corazón y llamarte a una misión y llevarte a esos lugares donde la gente te necesita.

La religiosa nos recomienda que cuando tengamos una inquietud, como Francisco, le preguntemos al Señor ¿Qué quieres que haga?, el Señor llama y nos da la fuerza para sostenernos y mantenernos siempre de pie.

Sean ustedes quienes vayan preguntando a sus hijos, a sus amigos ¿Qué es lo que Dios me está pidiendo?, ¿Qué es lo que Dios quiere de mí? y sin duda él nos responderá.

Sor Carmen: “Atrévanse a ser misioneros y lleven la buena noticia del Evangelio”, a todos los lugares donde les toque ir”

Compartir en: