Seleccionar página

Radio Betania 18.11.2020  Cristina Tavares Pinto es una misionera de Brasil, Benedictina de la Divina Providencia en Santa Cruz trabaja con madres adolescentes en condiciones de riesgo.

“Dios me llamó a vivir mi vida dedicada a él, a través de mis hermanas ayudamos, acogemos y asistimos a los más pobres y desvalidos, como niños y jóvenes; la vida consagrada es una vida alegre, esta es mi misión, ser instrumento de paz y amor, y a ustedes jóvenes respondan porque Dios llama a vivir una vida plena, una vida en Jesucristo”.

Para la religiosa uno de los desafíos en la misión fue el idioma, asegura que sin preparación vino a tierra de misión, pero encontró gente muy buena y acogedora que le enseñaron el idioma español especialmente los niño y jovenes, asi se fue identificando con la misión en Bolivia.

“Fue creciendo este amor por la misión y conociendo un Dios más profundo en las personas especialmente en los niños y jóvenes que son capaces de dar razón de su fe y defenderla”

Las hermanas Benedictinas de la Divina Providencia en arquidiócesis de Santa Cruz prestan su servicio en el hogar San Lorenzo y en el Centro de Formacion Madre María (Formación para Adolescentes en condiciones de riesgo)
El compromiso apostólico específico de la Congregación es ACOGER, ASISTIR y EDUCAR la niñez y la juventud, especialmente pobre o marginada, o puesta en condiciones peligrosas, según las exigencias y las circunstancias de los tiempos y de los lugares, no excluyendo la apertura a otras actividades sociales o pastorales (Constituciones, art. 5).

La misionera reflexiono que su Vocación Religiosa es un misterio de amor “entre un Dios que llama y nosotras que respondemos a esa llamada por amor y libremente”.

 

EXPO CARISMA VOCACIONAL 2020 

La Hna. Cristina Tavares es la secretaria de la CBR – Regional Santa Cruz, compartió con Radio Betania sus impresiones de lo que fue la Exp Carisma Vocacional que se llevó a cabo este 14 y 15 de noviembre a través de la plataforma virtual de Facebook: vida consagrada santa cruz-bolivia.

Participaron 30 congregaciones religiosas con diversos números, carismas, testimonios y cantos, se vivió un ambiente de alegría, “agradecida por la oportunidad de enriquecernos con tantos y hermosos testimonios y pidiendo al Señor que despierte en tanta juventud el deseo de seguirlo y entregar su vida al servicio del Evangelio del amor y de la vida”, expresó.

Sin duda la vida consagrada tiene un gran desafío que es trabajar por las vocaciones bolivianas, incentivar a los jóvenes a vivir esa vida entregada a Dios y a los hermanos.

Compartir en:
Abrir chat