Seleccionar página

Radio Betania 23.05.2021 // José Cervantes Gabarrón// Parece que no aprendemos. Cuando daba la impresión de que el problema de la pandemia estaba casi superado por la llegada de las vacunas, la realidad en Bolivia es que sigue aumentando el número de contagios y de fallecimientos por coronavirus y este domingo volvemos a la situación de confinamiento total y estricto de la época más dura de la pandemia. Parece que no aprendemos. En los últimos meses casi se había perdido del todo la responsabilidad personal en la toma de medidas preventivas básicas, la del uso del barbijo o mascarilla y la de guardar la distancia social. El resultado ya está a la vista. Ha habido un incremento vertiginoso de contagios, que pone en peligro la salud de la población en general. Vaya desde aquí nuestro recuerdo y oración por los fallecidos, entre los cuales se encuentra otro compañero sacerdote joven, el padre Silvio Contreras, que en paz descanse. En este contexto de miedo, de sufrimiento y de muerte nos hace falta un nuevo Espíritu, el Espíritu Santo, de amor y de vida, que nos da Jesús resucitado.

El Espíritu santo, firme y generoso

La venida del Espíritu Santo sobre los discípulos y discípulas, motivo de la fiesta de Pentecostés, es el fruto principal y definitivo de la Pasión y Resurrección de Cristo y marca el comienzo de la Iglesia, haciendo de los discípulos una comunidad viva, dinámica, plural, evangelizadora y misionera. Desde el comienzo de la cuaresma invocamos en la oración del Salmo 50: “Renuévame por dentro con Espíritu firme, no me quites tu santo espíritu, afiánzame con espíritu generoso”, para que se realizase en nosotros la transformación de nuestra mente y de nuestro espíritu, quebrantado y humillado. Ahora se lleva a cabo esta transformación por la comunicación del Espíritu de Cristo muerto y resucitado en el corazón de las personas que lo invocan. El Espíritu firme, santo y generoso de Cristo se comunica a través de la palabra del Evangelio transmitida e interpretada en la fe de la Iglesia.

Dos versiones de un mismo acontecimiento del Espíritu

La Biblia relata el misterio de la venida del Espíritu en dos versiones. El texto lucano de los Hechos de los Apóstoles (Hch 2,1-13) lo presenta en el día de Pentecostés como una manifestación portentosa de Dios, con los elementos simbólicos del viento, del ruido y del fuego, signos de la potencia divina, que impulsa al testimonio de la fe en la diversidad de lenguas, pueblos y culturas. Esa misma diversidad de dones que emanan de un mismo Espíritu de amor es destacada por Pablo (1 Cor 12,1-31) poniendo de relieve el valor de la pluralidad de los miembros y funciones de la comunidad cristiana edificada por el amor para formar un solo cuerpo. La efusión del Espíritu según el cuarto evangelio (Jn 20,19-23) se presenta de un modo más personal. Es el mismo Jesús resucitado, inconfundible por las señales propias del crucificado en las manos y el costado, el que exhala sobre los discípulos su aliento y su Espíritu.

 El Espíritu de Cristo crucificado y resucitado

El relato de la aparición del Resucitado a los discípulos en el cuarto evangelio (Jn 20,19-23) subraya la identidad del crucificado y resucitado, destaca la donación del Espíritu del Resucitado a los apóstoles y resalta que el medio adecuado para comunicar la fe en el Resucitado es el testimonio y la palabra. La victoria sobre la muerte y sobre el mal es el comienzo de la nueva creación. El realismo de la muerte violenta e injusta sufrida por Jesús como víctima de los poderes de este mundo ha dejado la huella imborrable de la limitación humana en aquel cuyo amor ha traspasado definitivamente el límite en virtud de su apertura al Espíritu transformador de Dios.

Jesús nos da su aliento de vida

Jesús en persona, Señor de la muerte y la vida, sigue dando su aliento de vida, soplando su fuerza de amor e infundiendo su Espíritu divino a la humanidad entera. Juan cuenta la comunicación del Espíritu por parte de Jesús como un nuevo aliento, una nueva atmósfera, un nuevo brío. La literalidad del texto original griego resalta el énfasis cualitativo: “Reciban Espíritu santo”. Al recibir el soplo de Cristo los discípulos reciben el Espíritu Santo. El Espíritu de Cristo da un nuevo vigor al ser humano que quiera recibirlo y acogerlo en su vida.

 El Espíritu en la palabra regeneradora de la vida

 Este Espíritu se hace presente en la historia de modo singular como palabra regeneradora de vida nueva. La palabra es soplo, aliento, aire y espíritu articulado, cuya potencia es vital. Pero Jesús lo sigue haciendo desde dentro de la historia, en medio del sufrimiento y de la injusticia de la vida humana, a través de la palabra y del testimonio de los creyentes. Creer en el resucitado es seguir al crucificado y reconocer al Jesús de la cruz como Mesías, Señor e Hijo de Dios. Esta fe genera un nuevo estilo de vida que supera todos los miedos y se nutre continuamente de los dones del Espíritu: la paz verdadera y la alegría plena. Es el mismo Jesús resucitado, inconfundible por las señales propias de su crucifixión en las manos y el costado, el que exhala sobre los discípulos su aliento y su Espíritu, de modo que éstos sean receptores y, a la vez, testigos de la paz, de la alegría y del perdón en el mundo.

 El Espíritu firme y fuerte

El Espíritu que viene sobre nosotros, como vino sobre los primeros creyentes, irrumpe en el mundo y lo podemos sentir como viento fuerte, como ruido impetuoso, como fuego abrasador, que nos saca de la inercia anodina de la pasividad, del indiferentismo, de la abulia colectiva, del miedo paralizante, de la desidia y de la resignación ante el mal imperante. Es un Espíritu Firme. Ante la impotencia que parece provocar en nosotros el mal del coronavirus que ha paralizado durante meses al mundo entero y ha provocado cientos de miles de muertos, y terribles crisis económicas, sociales y políticas, es posible, sin embargo, esperar al Espíritu de la vida que viene también hoy a comunicar sus dones y ponerlos a nuestro alcance y al alcance de todos.

 El Espíritu Santo con sus dones

Esos dones del Espíritu Santo son siete según la tradición profética (cf. Is 11, 1-2): sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Todos ellos pertenecen en plenitud al Mesías. Y por ello Jesús, el Mesías crucificado y Señor de la historia, el Santo y el Justo, puede comunicarlos a sus hermanos y lo hace en este día de Pentecostés. Su espíritu es el Espíritu Santo. Esos dones deben producir en nosotros los frutos que le son propios: caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad (cf. Gá 5,22-23). Es el Espíritu Generoso de Cristo, invocado también en el Salmo 50. El Espíritu Santo ha quedado espléndidamente representado en el baldaquino de la incomparable obra del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, como puede verse en la imagen que acompaña esta reflexión.

La Virgen María en Pentecostés

La presencia de la Virgen María, madre de Jesús (Hch 1,14) y madre nuestra, es muy importante en el comienzo de la Iglesia naciente, pues la apertura al Espíritu por parte de la colmada de gracia al principio del evangelio de Lucas (1,35) hizo posible el nacimiento del Mesías y, de la misma manera, su presencia al principio de los Hechos de los Apóstoles, segunda parte de la obra de Lucas, la hace partícipe del nacimiento de la Iglesia, que es la continuadora de la misión del Espíritu del Resucitado a lo largo de la historia humana. Acompañados por ella y por su esposo San José, maestros ambos en la acogida al Espíritu de Dios en sus vidas, acojamos también nosotros al Espíritu Santo y nuestra vida se colmará de esperanza y de alegría. Feliz día de Pentecostés.

José Cervantes Gabarrón, sacerdote misionero y profesor de Sagrada Escritura

 

Compartir en: