Seleccionar página

Radio Betania 25.08.2021 //Iglesia Viva// Tras la profanación y destrucción de las imágenes en el Templo de Misional San Javier, Provincia Ñuflo de Chávez – Departamento de Santa Cruz el pasado jueves, 19 de agosto. La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana, ha expresado su solidaridad con la Comunidad de San Javier y con su Obispo Mons. Antonio Reimann, O.F.M.,  a través de un Comunicado emitido este 24 de agosto.

El comunicado también expresa el deseo porque “las nuevas generaciones aprendan a valorar el inmenso Patrimonio Religioso e Histórico de la Humanidad” finalmente recuerda que “Contemplar el arte, es expresión de fe que nos ayuda a redescubrir lo que importa en la vida”.

COMUNICADO:

LA PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO RELIGIOSO  E HISTÓRICO CULTURAL DE BOLIVIA

«En cambio, las cosas que hayas consagrado y ofrecido por voto a Yavé, las tomarás contigo y vendrás al lugar que haya elegido Yavé.”

(Deuteronomio 12, 26)

La tarde del jueves 19 de agosto de 2021, en la Iglesia Misional San Javier, Provincia Ñuflo de Chávez – Departamento de Santa Cruz, un joven ha dañado y profanado varias imágenes sacras. Es un hecho preocupante que sigue a otro que tiene las mismas características. El anterior se produjo el 15 de agosto de 2019 en la Catedral de San Ignacio de Velasco.

Estas imágenes y recintos sagrados, cuya data está ligada a la fundación de las Iglesias construidas hace más de 300 años, tienen un gran valor fundamentado en la Fe cristiana como signo de Evangelización, y también tienen un valor histórico y cultural reconocido por la UNESCO que las declaró Patrimonio Histórico de la Humanidad en 1991.

Hacemos eco del mensaje del Papa Francisco que en ocasión de la reunión de Patronos de las Artes en los Museos Vaticanos, en septiembre del 2018 dijo: “Contemplar el gran arte, expresión de fe nos ayuda en particular a redescubrir lo que importa en la vida”, pues el arte “representa una necesidad universal” que en medio de este mundo en el que se palpa el egoísmo y la lógica del poder, “es fuente de armonía y de paz”.

La comunidad parroquial junto a sus sacerdotes, se encarga de mantener habilitados estos recintos sagrados erigidos específicamente para las Celebraciones Litúrgicas,  a fin de que el Pueblo de Dios pueda expresar su fe en las mejores condiciones posibles de servicio y orden. Estos templos están abiertos también a la visita de peregrinos y turistas que llegan del interior y exterior del país, para inspirarse en el valor Religioso e Histórico Cultural de Fe de nuestros pueblos, y apreciar la belleza y trascendencia de estos complejos misionales de la Chiquitania boliviana.

El acceso a este Patrimonio Religioso e Histórico Cultural requiere la implementación de medidas de seguridad que deben ser gestadas entre todos los actores, por eso pedimos a las autoridades pertinentes preservar la seguridad de todo el conjunto arquitectónico, los ornamentos religiosos, y los elementos litúrgicos que aún se emplean en las Celebraciones Eucarísticas.

Expresamos nuestra solidaridad con la comunidad de San Javier y con su Obispo Mons. Antonio Reimann, O.F.M. y hacemos votos porque todos los bolivianos y especialmente los pobladores que habitan en la Chiquitania y Moxos reciban el apoyo para que las nuevas generaciones aprendan a valorar el inmenso Patrimonio Religioso e Histórico de la Humanidad que poseen.

Contemplar el arte, es expresión de fe que nos ayuda a redescubrir lo que importa en la vida. El arte es fuente de armonía y de paz.

La Paz, 24 de agosto de 2021

Secretaria General

Conferencia Episcopal Boliviana

Compartir en: