Seleccionar página
Radio Betania 15.01.2021 Raquel Gaspar, es misionera en la congregacion Misioneras de la Bienaventuranza, este año 2021 la comunidad le ha confiado la reapertuta de una nueva casa al servicio de las familias mas necesitadas.
El Instituto de vida Consagrada Misioneras de las Bienaventuranzas es de reciente fundación. Ha nacido en Santa Cruz  en el 2002 y ha sido aprobado definitivamente el 21 de Noviembre del 2017. “Estamos llamada a hacer presente y visible el mensaje de las Bienaventuranzas que Jesús nos ha dejado”.
QUIÉN ES SOR RAQUEL GASPAR?
Nací en Santa Cruz – Bolivia, en el seno de una familia religiosa: Mis padres Margarita Poiqui y Alejandro Gaspar y mis siete hermanos.
Soy una religiosa de las Misioneras de las Bienventuranzas a quienes conocí cuando estaba en la universidad. Actualmente me dedico al servicio de los jóvenes y los niños, precisamente en la pastoral juvenil y vocacional.
Este nuevo año mi comunidad me ha confiado una nueva misión con la reapertura de una nueva casa, donde tendré la oportunidad de servir y compartir con las familias más necesitadas.
CÓMO DESCUBRISTE TU VOCACIÓN A LA VIDA CONSAGRADA?
Desde muy pequeña sentí el llamado del Señor gracias también a la fe profunda de mi madre. Descubrí y profundicé sobre mi vocación cuando ingresé a la comunidad donde inicié mi camino de formación a la vida religiosa. Considero que para descubrir un llamado debemos hacer experiencia de la presencia de Jesús en la propria vida. Recuerdo que fue difícil dejar mis propios proyectos, amigos y familia, pero Dios me dió la fuerza y el coraje para dejar todo por un TODO especial que te llena la vida y la existencia. Es hermoso ver como la historia de amor de cada uno con el Señor es única e irrepetible.
QUÉ ES LO MÁS BELLO DE TU VIDA RELIGIOSA?
Haber experimentado la presencia del amor misericordioso de Dios en mi vida.
REGÁLANOS UNA FRASE QUE TE CARACTERIZA
“Todo es gracia, todo es don. Y si todo es don, yo dono mi vida”. Deseo también dirigirme a los jóvenes: Pidan a DIOS de tener una experiencia de El en sus vidas y dejen que les muestre su voluntad para con ustedes. Como decía Papa Benedicto: “Dios no quita nada, pero da todo”.
Fuente: Misioneras de las Bienaventuranzas.
Compartir en: