Seleccionar página

Radio Betania 15.09.2021 El P. Serafino Chiesa, salesiano sacerdote, proviene de un pueblito de la provincia de Cuneo, Piemonte (Italia) llamado Santo Stefano Roero. Llegó a Bolivia a mediados de los años 80, encontrándose con una de las poblaciones más pobres del mundo, fue ordenado sacerdote el 10 de septiembre de 1977 en Italia y desde hace 36 años decidió compartir su sueño de ayudar en el desarrollo de más de 100 comunidades campesinas.

Kami es un centro minero que se ubica en la provincia de Ayopaya, en el noroeste del departamento de Cochabamba, en Bolivia y está a una altitud de entre 3.600 y 4.500 msnm. Los primeros salesianos llegaron a establecerse en la comunidad de Kami el 20 de noviembre de 1977.

¿Cuándo y cómo llega a Kami?

Viajé de Italia, a la Misión Kami de Bolivia, el 2 de enero de 1985 para ayudar y ofrecer mi apoyo en esta remota y complicada zona debido a la altitud (4.000 metros sobre el nivel del mar). No estaba preparado para marcharme como misionero, pero acepté la propuesta de mis superiores de abrir una pequeña ventana al mundo, una misión entre los pobres…. ¡y Kami era el lugar indicado! No pude decir nada más excepto que ya era hora de no vivir más de la charla, sino de finalmente dar mi contribución.

¿Cómo era la realidad de la comunidad de Kami a su llegada?

La presencia salesiana italiana en Kami, ha tenido muchos cambios y gradualmente, se han ido incorporando salesianos bolivianos. Con el tiempo la obra, que era manejada por la Inspectoría de Italia, pasó a ser administrada por la Inspectoría de Bolivia. Pero las líneas de la misión no han cambiado desde el inicio.

En esos tiempos los caminos eran terribles, los derrumbes constantes y la ciudad más próxima quedaba a muchas horas de viaje. Otro de los temas impresionantes era la situación de los niños ya que no tenían nada para protegerse de la lluvia y el frío. Ahora la situación es muy diferente, no hay comparación con esos años.

Antes, como no había camino era más difícil llegar a las comunidades alejadas, hubieron noches que tuve que quedarme en alguna comunidad. Las personas que me hospedaban me dejaban su pobre cama y se iban a dormir en el depósito de los cultivos. La hospitalidad era grande al igual que el cariño. Pero ahora existen caminos, se puede llegar en movilidad y ya no hay razón para quedarse a dormir fuera. Eso es bueno y malo porque se ha ido perdiendo ese ambiente de cercanía, convivencia y familiaridad.

¿Cuál es el impacto social de la presencia salesiana en la historia de la población de Kami?

Uno de los impactos de la presencia salesiana en Kami ha sido la presencia de sacerdotes que realizaban pastoral de visita a las familias y aseguraban la celebración de la Eucaristía.

Las obras sociales comenzaron a realizarse casi enseguida de la llegada de los salesianos como ser el acueducto, que es considerada una obra monumental. Son 7 kilómetros de tuberías a lo largo de una serranía muy complicada. Se ha traído agua en cantidad a Kami aunque sigue siendo insuficiente por la gran cantidad de mineros que hay.
Hemos conseguido organizar mejor la atención sanitaria con la ayuda de una ONG italiana llamada COOPI, también fortalecimos las escuelas de la zona porque existía un alto porcentaje de abandono escolar. Actualmente ha disminuido y se cuenta con una población más preparada para seguir avanzando hacia un futuro algo menos oscuro.

Otras obras importantes han sido la construcción del hospital, coliseo y cine en 1984. Son obras sociales que han dado un fuerte impacto sobre la población de Kami y han creado una relación de aprecio con la comunidad salesiana.

¿Qué nos puede contar sobre la planta hidroeléctrica?

El proyecto es grande. La primera fase finalizó el año 2007 y ahora falta la tercera y última fase del proyecto que debe completarse para la construcción de la planta, que proporcionará la electrificación a toda la región y es posible que pueda expandirse un poco. El proyecto prevé que el exceso de energía será vendido al Estado y los ingresos utilizados sirvan para apoyar todas las actividades propias de la misión salesiana en Bolivia: apoyar los proyectos de la Radio Don Bosco, apoyar los proyectos agrícolas, mantener de carreteras, que es la parte importante del desarrollo de los pueblos, etc.

¿Cómo nace la producción de cárnicos y cómo los comercializan?

La iniciativa de los cárnicos surgió hace unos 25 años atrás, con un proyecto agrícola que buscaba mejorar la calidad de vida de la gente, mediante el mejoramiento de la semilla de papa y que hasta el día de hoy sigue vigente. No le das dinero a la gente, pero le das una forma diferente de cultivar sus tierras, con semillas mejoradas. Este sistema ha demostrado su eficiencia durante estos años.

En aquellos años, no existiendo veterinarios en la zona, se convirtió en una necesidad la formación de promotores agrícolas. Es así que en el centro “Icaya”, una pequeña finca en la cual se realizan cursos, se permitió que los campesinos puedan trabajar con los chanchos, ya que todas las familias tienen este animal en sus campos, pero los tenían descuidados y enfermos. Se hicieron estudios y se pudo evidenciar que alrededor del 70% de los cerdos tenía triquina… eso significa problemas de salud fuertes.

Comenzamos con el desarrollo de cursos de capacitación y logramos hacer pequeños criaderos de chanchos en condiciones de higiene. Se realizaron cursos de concientización y capacitación, teniendo como resultado una granja de chanchos de raza mejorada. Los participantes compraban estos animales y los criaban en base a las especificaciones del curso, en sus casas. Después de unos años, de vender chanchos de raza, nos encontramos que tenían muchos y a nosotros nos sobraban estos animales. Con este insumo es que comenzamos a experimentar y logramos elaborar jamón serrano y chorizo, obteniendo muy buenos resultados. Logramos dar un valor agregado a la carne de chancho.

De esta manera se fue equipando el centro de producción y actualmente el producto está en dos cadenas de supermercados de Cochabamba y La Paz. Puedo afirmar que hemos logrado producir el mejor jamón serrano de Bolivia.

¿Cuáles son los retos más grandes para Kami y la obra salesiana a futuro?

Continuar con los proyectos que tenemos ya que el gran desafío que nos queda por resolver es el de la auto sostenibilidad económica fundamentalmente.

Fuente: Infodecom

Compartir en: